Redacción

Cómo editar textos que den gusto leer [Guía 2021]

Publicado el

El mundo está lleno de palabras.

Y las marcas quieren vender.

Pero para vender, necesitamos hacer uso de las palabras correctas.

Y eso es precisamente lo que el copywriting quiere lograr.

Deja de lanzar flechas al aire y concéntrate porque solo necesitas dar en una diana: la de tu cliente.

Alístate soldado porque en esta guía encontrarás los recursos que necesitas para que tus textos empiecen a ser verdaderas piezas de combate.

¿Qué quieres que tus clientes lean en tus textos?

El interés por lecturas aburridas y monótonas pasó de moda hace mucho rato.

Sea del tema que sea, a los usuarios les gusta tener acceso a textos ligeros, cómodos de leer, útiles y sencillos de asimilar.

El asunto está en que no nos sentimos seguros (a veces) con lo que escribimos y esa inseguridad hace que pospongamos por días y días la publicación de ese nuevo contenido.

Yo te digo desde ya que te relajes porque para escribir de un tema que te guste no deberías tener muchas limitaciones.

El único requisito es dejar que tus dedos recorran el teclado del ordenador con amor, permitiendo que las ideas fluyan a tu propio ritmo. Es un llamado a permitirte disfrutar de lo que compartes.

Y es que después de pasar ese momento de escritura relajada, donde todo marcha con mayor rapidez, viene la etapa de estructurar ese contenido con más detalle.

Esta fase del trabajo se conoce como edición y es la que permitirá que esa masa de ideas (de muy buenas ideas) tome una mejor forma.

Paso 1: No edites nada el primer día

¿Qué? ¿Quéeee? ¿Me estás diciendo que ahora que terminé no puedo editar?

Sí, eso mismo es lo que te estoy diciendo.

Dar un tiempo de reposo de un día o dos después de culminar cualquier texto te permitirá verlo con ojos más claros al momento de la edición.

Errores ortográficos, faltas de signos de puntuación, palabras mal utilizadas, fallos en la concordancia y la coherencia, etc. quedarán descartados con solo dejar 24 horas de reposo.

También te dará cabida a mejorar la estructura. Cambiar el orden de los párrafos o insertar alguna nueva idea será muy fácil.

En este punto deberás:

  • Descansar.

Paso 2: Define el título

Puede que ya hayas colocado alguno al momento de iniciar el texto y eso está muy bien. Pero antes de publicar es mejor echarle un buen ojo a ver si está siendo impactante, llamativo e invita al lector a que continúe la lectura.

Para ti va a ser interesante cualquiera porque amas el tema y sientes que todo está bien, pero recuerda que no escribes para ti y que tienes que generar un efecto en tus lectores.

Y como no quiero dejarte solo en este camino, una buena recomendación es asegurar que ofrezca algo al lector, es decir, una promesa de que haciendo clic allí obtendrá la respuesta a su duda, inquietud o necesidad.

Por ejemplo: Juana está buscando una receta para hacer una cazuela de pollo.

Títulos posibles:

  1. Cómo preparar una cazuela de pollo fácil y rápida.
  2. Cazuela de pollo casera en 5 pasos.

Nota importante: toma en consideración que no se trata solo de hacer la promesa, sino también de cumplirla.

Si dices que son 5 pasos para hacer la cazuela, asegúrate que sean 5 o prepárate para perder la confianza de tus seguidores.

Otra recomendación es asegurar que tenga entre 55 y 57 caracteres.

Un título que tenga 5 líneas ya da flojera de leer, imagínate entonces lo que pasará con el resto.

Cuando el título tiene la cantidad justa de palabras, los lectores lo comprenden e internalizan más fácil y existe mayor posibilidad de que entren a ver lo que tienes para ofrecer.

Además de eso, no podemos dejar de pensar en los buscadores. Si te fijas cada vez que haces una búsqueda en Google, este no despliega la totalidad de un título que es muy largo, así que también podría generarte problemas en este aspecto.

En este punto deberás:

  • Realizar el conteo de caracteres de tu título.
  • Verificar que las palabras utilizadas en el título inviten a la lectura.

Paso 3: Texto con una idea acorde al tema y al título

Si te vas a escribir sobre las cerraduras electrónicas, tal vez puedas dedicar 2 o 3 párrafos a hablar sobre las cerraduras en general, su historia y usos; pero cuidando que tu texto siempre se enfoque en las electrónicas.

Aquí también cabe realizar una valoración del uso de las palabras claves. Recuerda que su utilidad es muy alta en los contenidos pero que al mismo tiempo deben ser aplicadas con naturalidad. Una proyección de 2 o 3 veces por cada mil palabras es lo recomendable.

Otro dato interesante es verificar el ritmo de tu texto. Si se trata de un compendio de 20 párrafos de 5 líneas cada uno, el lector tendrá una mala primera impresión y muy probablemente decidirá salir de allí. Para evitar que esto ocurra, utiliza los siguientes consejos:

  • Aplica subtítulos (H2, H3, H4) a lo largo de todo el texto. Ellos permitirán organizar mejor la información y que los lectores puedan detenerse en el espacio que más le llame la atención.
  • Utiliza párrafos de distintas longitudes, preferiblemente hasta un máximo de 4 líneas. Esto dará descanso visual y ayudará a comprender mejor las ideas.
  • Vuélvete mejor amigo de los puntos y no tanto de las comas. Así las ideas serás más cortas y evitamos hacernos un lío a la hora de escribir.
  • Incluye alguna lista. Ellas son más fáciles de leer y dan la percepción de que se puede obtener toda la información en pequeñas dosis.

En este punto deberás:

  • Verificar que todos los puntos estén claramente explicados.
  • Revisar el número de líneas de cada párrafo.
  • Validar que haya un buen ritmo en la hilación de ideas.
  • Corregir redundancias y uso repetitivo de verbos o sustantivos.

Paso 5: Jamás olvides el CTA

El CTA son las siglas para referirse al Call To Action o llamada a la acción. A través de este mecanismo de trabajo es que se logra que un lector ejecute determinada acción.

Todos los textos deberían llevar un CTA, pues no es un asunto enfocado únicamente a las ventas sino que también se puede aprovechar para:

  • Suscripciones.
  • Comentarios.
  • Compartir en redes sociales.
  • Rellenar una encuesta.

Tener clara la finalidad del texto antes de empezar a escribirlo facilitará la colocación del CTA.

En este punto deberás:

  • Asegurar que al final del texto el lector tenga alguna instrucción para realizar.

Ahora es tu turno de trabajar en tus textos, no importa si vas a crear el primero o si ya tienes unos cuantos publicados, lo que importa es que lo hagas.

Fíjate que son técnicas que podrás aplicar a tus textos de blog, así como también a los contenidos de tu sitio web en general.

No existen dos oportunidades para dar una primera buena impresión, así que da un paso al frente y demuestra a tus lectores que sabes de lo que estás hablando y que tienes potencial para convencerlos de ello.

Todos somos dueños de nuestras palabras y eso nos da ventaja y también responsabilidades. No desaproveches su increíble utilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *